CASA-ESTUDIO EN BARRIO DE PESCADORES

UBICACIÓN: BOLNUEVO. MAZARRÓN

AÑO: 2020-2021

La casa-estudio se alza en un barrio de pescadores, situada a solano de la playa abierta de Bolnuevo, ésta pretende sacar el máximo partido de las vistas que su peculiar ubicación le ofrece, orientando todos los espacios principales hacia éstas.

Contemplada desde el mar, la heterogénea volumetría de edificios de Bolnuevo ofrece un aparente perfil de pueblo, presentándose como una disposición de conjunto. Al introducir la nueva casa-estudio – con sus diferentes prioridades – hubo que considerar cuál era su lugar dentro de este contexto.

La casa-estudio se deshace de las nuevas fachadas del entorno, desvinculadas del pueblo mediterráneo de pescadores donde nace- pertenecen éstas más bien a la respuesta de playa del sector inmobiliario que toda la costa sufre desde los años 90-, atendiendo así al manifiesto propuesto en la Declaración de Davos 2018 (y la que se reescribe en el anteproyecto de Ley de la Arquitectura y calidad del entorno construido) – el diseño del entorno construido, las relaciones entre los objetos y su entorno construido y natural, la coherencia territorial, la escala y la materialidad, son factores que tienen un impacto directo en nuestra calidad de vida-. Desde el desarrollo del concepto de Baukultur establecido en dicha declaración, reconociendo la importante contribución de un entorno construido de alta calidad que permite lograr una sociedad sostenible; siendo conscientes de la tendencia a la pérdida de calidad tanto en el entorno construido, reflejada en la banalización de la construcción, en la falta de valores de diseño, incluyendo la falta de preocupación por la sostenibilidad, el aumento de la dispersión urbana y del uso irresponsable de la tierra, el deterioro del tejido histórico y la pérdida de las tradiciones e identidades regionales, se establecen las bases de esta edificación.

Ésta se asienta sobre una base donde queda parte de la memoria de la vivienda que existió, en su interior, se conserva la piedra original de la antigua casa, quedando el volumen superior suspendido sobre un espacio vacío dónde tiene lugar la vegetación- de espartos, romeros y lavandas- autóctona del levante peninsular, impulsando la bio-habitabilidad. A modo de estante, situado entre estas dos condiciones, una gran terraza cubierta deja un espacio de aire libre abierto a la playa, y a su vez, su silueta, sus anexos angulares de piedra arenisca en suma con sus vacíos enmarcados de blanco ofrecen la imagen de algo nuevo y sorprendente.

En el interior, los mismos volúmenes configuran espacios contenedores – construidos con ladrillo visto de piedra arenisca – y espacios de vacío – enmarcados de blancos – que se articular en base a geometrías diferentes, tanto materialidad como disposición geométrica contextualizan las calas de roca, la arena y los tapiales blancos tan vinculados al mediterráneo.

El contexto familiar y laboral requiere de flexibilidad; por un lado, la evolución familiar, desconocida siempre, demanda sobre todo de zonas de descanso que ofrezcan múltiples combinaciones dependiendo de los grados de intimidad y la edad de los usuarios, permitiéndose así la mejor adaptación a los distintos mapas y situaciones familiares que se puedan establecer. Esa flexibilidad también se establece en la planta del estudio-aparcamiento, posibilitando ampliar éste para trabajo de taller arquitectónico o reuniones grupales, en caso de necesidad.

La casa-estudio ofrece su compromiso siguiendo criterios de confort y eficiencia energética siendo conscientes de las importantes medidas que la comunidad internacional ha adoptado en aras de la sostenibilidad medioambiental, aportando su granito de arena a la salud y al bienestar de las personas y el planeta. En primer lugar, ofrece sostenibilidad desde sistemas pasivos: dispone de grandes aperturas al exterior para potenciar la entrada de luz natural al interior de la vivienda, con orientación sur-norte, protege a sur con voladizos que permiten la entrada de sol en invierno, y proyectan sombra en los meses de verano; permite ventilación cruzada en todas las plantas. Además, dispone de aerotermia para consumo de ACS y climatización; cuenta por otro lado con sistemas de paneles fotovoltaicos capaces de reducir 5,3 kW de energía para autoconsumo; y se ha incluido un sistema de recirculación de agua en los elementos de baño – el agua de lavabos se emplea en inodoros -. Por otro lado existe un compromiso con el reciclaje arquitectónico y la ecología, la casa-estudio no sólo reutiliza el inmueble, y su implantación contribuyendo a reducir el impacto ambiental tal y como recoge los ODS nº 11 y 12 Agenda 2030, sino que además reutiliza la piedra del muro de fachada principal existente exponiendo la materialidad de nuevo en ésta en el interior del estudio. En cuanto a la obra nueva se realiza con: piedra – principalmente apuesta por los ladrillos de piedra arenisca vistos que se utilizan tanto en fachadas como en el interior de la casa – material de km.0 con diferentes espesores en fachada o interior – proceden de los restos de bloques que van quedando en fábrica al despiezar estos para otros productos, por ello se considera un subproducto reciclado; morteros y revocos son naturales certificados, eco-compatibles de cal natural pura NHL 3.5 con idoneidad GreenBuilding; madera de pino tratada con barnices al agua desprovistas de emisión de COVs así como de arseniato de cobre.

 

FOTOGRAFÍA: DAVID FRUTOS